El pueblo sus problemas y las soluciones deben ser los protagonistas del diálogo

Organización Política REDES

Pronunciamiento de REDES ante los Venezolanos

  1. REDES viene planteando reiteradamente, como actor participante de la Alianza por el Referendo Consultivo y desde diversos espacios de deliberación política nacional, la necesidad de un Diálogo Nacional amplio, plural e inclusivo para la resolución del conflicto político interno venezolano y para encarar la gravísima crisis nacional que empobrece día a día a las mayorías del país.
    Hoy, que sectores democráticos opositores y representantes del Gobierno de Maduro asumen la Mesa Nacional de Diálogo, lo vemos como una ventana, un chance, un resquicio, como una oportunidad para el país.
    Nuestra coherencia política nos indica que debemos ser consecuentes con nuestro planteamiento de nacionalizar y democratizar el diálogo, alejándolo de cualquier pretensión de lesionar la soberanía nacional y la soberanía popular.

    Consideramos que hay que recomponer ese espacio político para el respeto, el reconocimiento de la diversidad, la convivencia democrática, la reconciliación, la protección, defensa y garantía de los DD.HH., y sobre todo, la solución a los gravísimos problemas que afectan a la mayoría de los venezolanos, en especial a los trabajadores y trabajadoras, los sectores populares, los pueblos originarios, a quienes padecen enfermedades, a la tercera edad, a nuestros niños y jóvenes, a los discapacitados y a la naturaleza.
  2. REDES actúa y actuará para construir una alternativa, una esperanza para la gente. Nos empeñamos en llenar el vacío dejado por la carencia de respuestas y propuestas políticas soberanas, lo que ha derivado en la pérdida de respaldo a las facciones opositoras que avalan hechos de fuerza o una intervención militar extranjera liderada por el actual gobierno de los EE.UU., que estaban conduciendo al pueblo al vacío y a una grave lesión a la dignidad nacional.
    Respondemos al clamor de la mayoría de los venezolanos en la dirección de frenar la destrucción política, económica, social, ambiental y ético-cultural del país. Nuestro papel en la Mesa de Diálogo es abrir las puertas a nuevos escenarios democráticos que garanticen auténticas soluciones a la crisis, en la misma medida que se re-institucionaliza el país y que logremos una apertura a la reconstrucción democrática de las instituciones y del Estado Venezolano.
  3. REDES reivindica su alianza con el partido Soluciones, que lidera nuestro amigo Claudio Fermín, hoy una de las principales voces de la Mesa Nacional de Diálogo, quien ha demostrado coherencia, templanza y madurez ante el país, fidelidad al pueblo, a la democracia, y sostiene su compromiso con REDES, Movimiento de movimientos al que reconoce y considera como suyo.
    Respetamos su trayectoria política y en él confiamos para que haga escuchar nuestras propuestas y nos represente dignamente en ese espacio, incluyendo además la posibilidad de participar con nuestra propia vocería en los nuevos espacios que pudieran emerger para concretar la Nacionalización y Democratización del Diálogo. Esto significa honrar a miles de venezolanos y venezolanas que integran nuestro pueblo digno.
  4. REDES exhorta a la ampliación de la mesa, a un Diálogo Plural e Inclusivo, en el que deben estar presente movimientos sociales, sindicales, campesinos, estudiantiles, de nuestros pueblos originarios, de partidos, empresarios, trabajadores, mujeres, profesionales, pobladores, vecinos, actores comunales, académicos, entre muchos otros.
  5. Las Mesas Técnicas que se instalen deben ser el escenario de participación, discusión y sistematización de los temas fundamentales y presentación de propuestas de soluciones a ser consultadas públicamente al país.
  6. REDES hace un llamado a los sectores opositores (G-4) que estuvieron presentes en los diálogos de Barbados, para que depongan sus intereses mezquinos, que abandonen el camino errático de apostar a la nada, a qué no sigan dilapidando su eventual capital político lanzándolo al abismo. No es tiempo de rezongar y renegar, de las agendas personales, grupales o partidistas; también deben ser llamados a incorporarse con sus iniciativas a la Mesa Nacional de Diálogo, considerando que el objetivo es la gente, la familia, el país, la soberanía popular, la autodeterminación nacional, la reconstrucción institucional, el bienestar colectivo.
  7. REDES considera que los partidos que conforman el Gran Polo Patriótico y nuevos actores políticos, también deben ser convocados con su representación a la Mesa de Diálogo. Estás organizaciones tienen vida y voz propia, propuestas y enfoques, como tal deben ser tratadas. Allí hay también un liderazgo político y social, preparado e identificado con el sufrimiento del pueblo y comprometido con los intereses del país
  8. REDES seguirá recorriendo el país, tocando, escuchando y observando directamente toda una agenda de necesidades y demandas sentidas del pueblo, sin discriminaciones, sectarismos ni exclusiones. Será prioridad en el debate con los equipos regionales, municipales, parroquiales y locales, cosechar y presentar en la Mesa de Diálogo las propuestas sobre los siguientes temas:
  • Justicia electoral: Nuevo CNE consensuado, Autoridades Estadales; Registro electoral, Habilitación de partidos, Representación Proporcional, Cronograma electoral, Condiciones competitivas, garantías para votaciones libres, universales, directas y secretas.
  • Transición, Gobernabilidad y Re-institucionalización
    -Soberanía y levantamiento de sanciones económicas que afectan directamente las condiciones sociales y económicas del pueblo.
  • Derechos políticos y Libertad de presos políticos.
  • Plan de Emergencia Económica, Social, Humanitaria y Ambiental.
  • Pertinencia de mecanismos de Referendo para garantizar la consulta al pueblo.
  1. REDES dosificará su voluntad política para seguir construyendo una alternativa patriótica, democrática y popular, que abra pasos a una nueva centralidad en la agenda pública, colocando al pueblo como protagonista fundamental del hecho político.
    Para REDES es un principio indeclinable la defensa de la democracia participativa y protagónica. Creemos que los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos. Defendemos que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien puede ejercerla directamente mediante mecanismos expresamente previstos en la Constitución vigente y en las leyes, tales como los dispositivos de Referendo entre otros, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público.

    En el actual contexto, hemos propuesto impulsar un Referendo Consultivo para que sea el pueblo quien decida, con un CNE re-institucionalizado, sobre las posibles propuestas de salida a la actual crisis política interna, para lograr restablecer el equilibrio y colaboración entre poderes para acometer con eficacia y legitimidad democrática los fines del Estado.
    Creemos fielmente en la consulta directa y permanente al pueblo sobre los asuntos públicos, y creemos en el tino del pueblo en las grandes resoluciones, tal como lo planteó Simón Bolívar en 1826.
    La campaña de descredito, de sectarismo y discriminación política, de corte excluyente, de los extremistas de la política que nos acusan de “colaboracionismo” con el actual sistema de gobierno, de ser una cofradía, un mini partido sin representación ni pueblo que nos acompañe, no nos intimidará, ni desviará de
    los objetivos de nuestra lucha y de nuestra política.
    REDES ha apostado, aun frente a todos los obstáculos, barreras y bloqueos a su participación a la gran política, ese es su tamaño, esa es su medida, su logro y contribución.
    Nuestra acometida táctica y el giro estratégico ajustado a la realidad están impactando el escenario político. Con la pluralidad de las voces y jornadas adelantadas en el territorio nacional estamos creando confianza, esperanza y consistencia democrática y estamos dando el verdadero “Giro de timón”, de llamado a la rectificación y corrección del rumbo.

    Le salimos al paso a la polarización destructiva que sólo conduce a la segregación y a una suerte de apartheid político-social, a las posiciones escritas en piedras, a los mantras que traducen una rigidez en la consigna, a los que apostaban a la nada, a los guerreristas, a los dogmáticos, a los que avalan aventuras de fuerza o la intervención extranjera, a la demagogia autoritaria, a la degradación económica, al bloqueo internacional, a una ineficiente y autoritaria acción gubernamental, a los responsables de la tragedia y la destrucción del país.
    Así seguimos la marcha por un bien mayor, por un propósito superior que reclama hoy la sociedad venezolana: la salida pacífica, constitucional, soberana, electoral y democrática a la crisis. Contamos con la dignidad nacional del pueblo venezolano para acometer tal propósito superior.
    Hay esperanza en el pueblo que lucha, que no se somete o se resigna de manera sumisa a las élites extremas de la polarización…
    ¡La esperanza está en la calle!
    ¡Rescatemos al país del desastre y la democracia para la gente!
    ¡Por una alternativa patriótica, democrática y popular!
    ¡Todo el poder para el pueblo!

COORDINACIÓN NACIONAL DE REDES

Impactos: 30

Deja un comentario

Te pueden interesar