¿Hay un pacto entre Maduro y Lorenzo Mendoza?

El diario The New York Times publicó un artículo titulado “Los socialistas de Venezuela abrazan los negocios y se hacen socios de un “parásito” que genero un debate en las redes sociales durante este lunes de carnaval.

La nota del legendario medio de comunicación de Gran Manzana habla de una acuerdo secreto entre el Gobierno de Maduro y el empresario venezolano debido a que el grado de confrontación entre estos dos jugadores ha bajado sustancialmente.

La nota señala también que Gobierno de Maduro ha sido laxa con las operaciones de Empresas Polar, luego de haberla “acosado” durante mucho tiempo y responsabilizando a Mendoza de los problemas de escasez e inflación.

Acá parte de la reseña publicada por el New York Times:

A medida que las desastrosas políticas económicas del presidente Nicolás Maduro desencadenaron la escasez de alimentos y una crisis de refugiados, el Sr. Lorenzo Mendoza, dueño de Empresas Polar, surgió como un crítico abierto de su administración y su persecución al sector privado.

La popularidad del Sr. Mendoza fue tal que los encuestadores lo midieron contra Maduro en simulacros de enfrentamientos presidenciales.

Luego, de repente, el Sr. Mendoza desapareció de la vista pública, y el Sr. Maduro dejó de llamarlo “ladrón”, “parásito” y “traidor”. El gobierno dejó de hostigar a Polar con redadas disruptivas y, a tiempo, comenzó a adoptar los cambios económicos que había propuesto el Sr. Mendoza, como terminar con los controles de precios paralizantes.

Para 2017, Polar estaba a punto de declararse en bancarrota. Su división de alimentos estaba desangrando dinero porque los controles de precios lo obligaron a vender productos por unos pocos centavos. La división de cerveza se tambaleó por la pérdida de cebada subsidiada.

La historia detrás de la tregua de Mendoza y Maduro, sellada en una reunión previamente no informada a mediados de 2018, describe el acercamiento entre el autodenominado gobierno revolucionario de Venezuela y la clase empresarial contra la que libró la guerra durante casi dos décadas.

Las súplicas de Mendoza culminaron en una reunión de 2018 con la poderosa primera dama de Venezuela, Cilia Flores, según cinco personas familiarizadas con la reunión. El encuentro produjo un pacto informal que se ha mantenido hasta la fecha: el Sr. Mendoza saldría del escenario público y el gobierno dejaría de acosar a la compañía.

El Sr. Maduro dejó de hablar de Polar y sus compañeros, encontrando un nuevo chivo expiatorio en los Estados Unidos.

A pesar de los recortes, muchos trabajadores siguen comprometidos con la empresa, que según dicen todavía ofrece los mejores trabajos manuales en la economía afectada por la crisis. Un trabajador de la planta insignia de harina de maíz gana alrededor de $ 50 por mes, el equivalente a 20 veces el salario mínimo.

Impactos: 8