Se prendió la sampablera en el G4

Por: Héctor Gálviz (hectorgalviz21@gmail.com).-

Como reza el refrán popular, “En rio revuelto, ganancia de pescadores”, donde los pescadores, están representados por el partido PSUV, ante la convulsión interna de Acción Democrática, Primero Justicia y un Nuevo Tiempo, sus dirigentes introdujeron ante el Tribunal Supremo de Justicia, un amparo que transformó los cuadros directivos de esas organizaciones políticas.

Algunos dirigentes alegan que esas organizaciones de oposición, tenían más de 20 años sin celebrar elecciones internas, no se renovaban los cuadros de dirección, hecho que las convertía, prácticamente, en dictaduras partidistas, que impedían la participación de nuevos liderazgos, eran empresas, negocios para sus dueños, sin asomar ninguna sensibilidad política y social por el país.

El G4 constituido por Primero Justicia, Voluntad Popular, un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, se constituye, hace rato, en propietarios de la oposición venezolana, sin que hubiese espacio para otros partidos y menos para la sociedad civil, lo que venía cocinando un caldo de cultivo para alguna reacción que devele la verdad de esas organizaciones.

Hoy lo vemos con el pronunciamiento de dirigentes de cada uno de esos partidos, quienes introdujeron ante el Tribunal Supremo de Justicia un recurso jurídico, que le otorgue viabilidad a nuevas directivas, con perspectivas de participar en las próximas elecciones parlamentarias.

En esas organizaciones hay gente de sobra, con ganas de participar. No se ha llamado a las bases, cuando ya están tocando las puertas de esos partidos para ofrecer nombres de personas de cada región, dispuestas a manifestar el trabajo que a lo largo de estos años estuvieron invisibilizados, porque los dueños de los partidos, nunca les brindaron una oportunidad.

Esta campaña electoral es una gran oportunidad para destrancar un juego que no tenía salida, con una estrategia torpe, que, hasta la fecha, no dio resultado, como por ejemplo: la abstención, hecho que durante todos estos años, dejó ver la poca preparación del liderazgo de estas organizaciones, que recurrieron en algunos momentos, al uso de la violencia, incitados por los partidos, lo que originó más de 200 jóvenes muertos.

La Mesa de diálogo reunida con el gobierno en la Casa amarilla mostró una apertura que genera esperanza, ir a unas elecciones, donde el acoplamiento de las fuerzas políticas muestre un nuevo camino para recuperar a Venezuela

Impactos: 14